664 33 10 82 - 91 129 44 33 info@sanifis.com

VÉRTIGOS Y MAREOS, CONOCE CÓMO TRATARLOS

vértigos o mareos

VÉRTIGOS Y MAREOS, CONOCE CÓMO TRATARLOS

Entiende la diferencia entre vértigos y mareos y conoce cómo tratarlos.

¿ Vértigos ? ¿ Mareos ?

Atendemos a pacientes que refieren mareos, vértigos, etc … pero nos damos cuenta de que hay muchísima confusión con estos términos.

Será fundamental diferenciarlos para buscar el origen del problema y así plantear un abordaje terapéutico.

DEFINICIÓN

Empezaremos por definir y diferenciar tres conceptos: vértigo, mareo y desequilibrio.

  1. VÉRTIGO
    Es una ilusión rotatoria de movimiento, ya sea de los objetos que nos rodean o de nosotros mismos.
  2. MAREO -Inestabilidad, Dizzines-:
    Es una sensación subjetiva de alteración en la orientación espacial sin ilusión de movimiento. No tiene componente rotatorio, cursa con sensación de instabilidad y cortejo vegetativo -malestar, náuseas …
  3. DESEQUILIBRIO
    Es la dificultad para mantener el centro de gravedad dentro de la base de sustentación. Se manifiesta cuando el paciente camina o está en movimiento (no sentado o acostado).

O sea, que si un paciente NO manifiesta una ilusión rotatoria NO puede ser definido como vértigo; sin embargo, el vértigo sí puede asociar cortejo vegetativo, como sucede en el mareo. Una vez tenemos claros estos tres conceptos, vamos a hacer un sencillo repaso del sistema vestibular, para entender algunos aspectos relacionados con el abordaje de estas patologías.

EQUILIBRIO Y SISTEMA VESTIBULAR

El sistema vestibular, la visión y la propiocepción -nuestra percepción de cómo situamos nuestro cuerpo en el espacio- son los responsables del mantenimiento de la postura y el equilibrio.  El sistema vestibular está formado por partes del oído interno y del cerebro, que es el responsable de procesar la información que le llega desde éste.

Diferenciamos dos estructuras dentro del aparato vestibular; el utrículo y el sáculo, donde existen cristales de carbonato cálcico – otolitos – y cuando estos otolitos salen de su lugar original, son responsables del vértigo.

El sistema vestibular lo conforman dos sistemas:

  1. Sistema otolítico: Gestiona las aceleraciones lineales del cuerpo
  2. Sistema de canales semicirculares: Gestiona las aceleraciones angulares (giros).Existen 6 canales semicirculares (dos laterales, dos verticales anteriores y dos verticales posteriores.

Para ayudar a mantener el control postural, el cuerpo se apoya en reflejos que le ayudan a estabilizar la mirada:

  • Reflejo óculo-motor: Mantiene un objeto en la retina durante movimientos cortos y rápidos de la cabeza.
  • Reflejo opto-cinético: Mantiene un objeto en la retina cuando el entorno se mueve.
  • Reflejo cérvico-ocular: Ayuda a estabilizar la mirada en los movimientos del cuello.
  • Reflejo de co-contracción ocular: Estabiliza la mirada en aceleraciones y traslaciones.

Todos ellos, unidos al reflejo vestíbulo-espinal que ayuda a la estabilización del cuerpo mediante contracciones musculares mientras nos movemos, son los principales reflejos para el correcto mantenimiento de la postura y el equilibrio.

PATOLOGÍA DEL SISTEMA VESTIBULAR

Una vez sabemos y hemos entendido que tenemos un vértigo -ilusión rotatoria-, sabremos que estamos ante un problema vestibular. Unido a este vértigo, encontraremos un movimiento anómalo de los ojos llamado nistagno. Es un movimiento repetitivo, conjugado involuntario de los ojos con una fase de movimiento lenta y otra rápida. Puede ser periférico -podremos tratarlo y actuar sobre él- o también podría ser consecuencia de una patología más grave del sistema nervioso central, donde el abordaje no será específico para solucionar el vértigo sino de la enfermedad de base que lo provoque -esclerosis múltiple, tumores, …-

El mayor responsable a la hora de identificar y diagnosticar un problema vestibular será el otoneurólogo, mientras que su abordaje podrá ser médico, fisioterapéutico o en combinación de ambas dependiendo de la patología de base.

El problema que nos solemos encontrar es que en la mayoría de las ocasiones el diagnóstico tarda en llegar por el periplo al que se ve sometido el paciente hasta que se identifica correctamente el problema. Normalmente, primero pasan por el fisioterapeuta o el médico de familia, creyendo erróneamente que el origen del vértigo pueda estar en las cervicales o porque se asocia a un dolor de cuello. De hecho, en cantidad de ocasiones  somos los propios profesionales sanitarios los que no identificamos bien  el caso y no derivamos al paciente al profesional responsable, así que esperamos que este artículo también ayude a los profesionales de la salud que se encuentren con pacientes de este tipo.

Patologías más relevantes del aparato vestibular

  1. VPPB: vértigo posicional paroxístico benigno. Una de las más comunes y la que más podemos tratar en la consulta de fisioterapia. Es la principal causa de vértigo periférico.
  2. MIGRAÑA: Pueden ir acompañadas de vértigos; incluso encontramos una patología específica identificada como MIGRAÑA VESTIBULAR.
  3. DEPENDENCIA VISUAL (VÉRTIGO VISUAL): No es un vértigo en sí mismo, es un síndrome funcional que cursa con inestabilidad desencadenados por entornos visuales móviles o muy estructurados (ir en coche, entrar en un supermercado con estanterías alineadas y mucha gente moviéndose)
  4. INSUFICIENCIA O DISECCIÓN DE LAS ARTERIAS VERTEBRALES: Es menos frecuente. Hay que tener en cuenta que entorno al 90% de la irrigación cerebral es a cargo de las carótidas. El paciente presentaría manifestaciones centrales tales como mareo, pérdida de conciencia, aturdimiento, …
  5. ENFERMEDAD DE MENIERE: Está catalogada como enfermedad rara. Es producida por un anormal aumento de la presión en el laberinto y se caracteriza por presentar la triada: acúfenos, hipoacusia y trastornos del equilibrio. Existe una predisposición genética, aunque su etiología no es clara.
  6. ARREFLEXIA UNI O BILATERAL (UVL, BVL): Es la supresión de información al SNC de un vestíbulo debido a distintas causas: neuritis, neurectomía, exeresis neurinoma, fracturas del hueso petroso, cirugías ablativas, …
  7. NEURINOMA DEL PAR VII: Es benigno, pero su problema radica en que puede comprimir diferentes estructuras relacionadas con el laberinto.

Además de estas patologías, también podemos encontrar muy frecuentemente, personas con lo que definimos como SENSIBILIZACIÓN CENTRAL. Son personas especialmente sensibles a diferentes aspectos funcionales relacionados con el sistema nervioso central. En lo relacionado con el sistema vestibular, pueden presentar mareos e inestabilidad ante la exposición a entornos móviles, por ejemplo.

DIAGNÓSTICO DE LAS PATOLOGÍAS VESTIBULARES:

Como ya hemos mencionado, el responsable principal de hacer el diagnóstico será el otoneurólogo. Aunque hay otros profesionales sanitarios que estando especializados en este campo, también pueden detectar este tipo de afecciones -médicos de familia, neurólogos, fisioterapeutas- y así derivar al neurólogo -otoneurólo- para confirmar el diagnóstico lo antes posible.

El diagnóstico se basará en la anamnesis del paciente (lo que el paciente cuenta y describe respecto a sus síntomas) y  en pruebas y maniobras funcionales ya sean manuales o instrumentalizadas, como puedan ser el test Dix Hallpike, test de Romberg, Fukuda,… entre otros.

TRATAMIENTO DE LAS PATOLOGÍAS VESTIBULARES

En los casos más comunes en las consultas, como puede ser un vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), el tratamiento lo haremos mediante maniobras de reposicionamiento de los otolitos que han migrado de su lugar de origen: maniobra de Semont o Epley (para canales posteriores); maniobras de Semont invertido o Yacovino (para canales anteriores) o maniobra de Gufoni o Barbacoa (para canales laterales).  Son maniobras relativamente sencillas que las podrán hacer en consulta tanto médicos como fisioterapeutas con formación específica en este ámbito.

En otro casos el planteamiento del tratamiento variará en función de la sintomatología que presente el paciente, pero en la mayoría de los casos la acción terapeútica necesitará el uso de pruebas y ejercicios instrumentalizados (con gafas de realidad virtal, por ejemplo).

RESUMEN

Tenemos que tener claro qué es un vértigo y qué no lo es, ya que el éxito del tratamiento estará basado en una correcta identificación del problema. Una disfunción o patología cervical NO provoca vértigo, éste es provocado por una afección vestibular o central.

Sí podemos encontrar problemas de la región cervical que provoquen mareos o inestabilidad, debido a la cantidad de receptores que se encuentran en las cervicales altas, principalmente, pero no corresponderá a un problema de vértigos, por lo que el enfoque del tratamiento será distinto.

Author Info

Sanifis-Fisioterapia.

No hay comentarios

Escribir un Comentario